Travesías con adolescentes y jóvenes

Las travesías primordialmente son un espacio de intensa convivencia grupal, en el que se reproducen los valores esenciales del ser humano en manada, donde “se está por ti y por mí”, desde el respeto y las responsabilidades compartidas necesarias para la vida en sociedad.

La dinámica de ir andando de valle en valle, de pernoctar en medio de la naturaleza, de sobrevivir y vivir con lo justo, y en una permanente convivencia con el grupo, hacen que esta actividad proporcione experiencias de relación con los/as demás y con uno/a mismo/a, de gran valor educativo para los procesos de la adolescencia.

En esta etapa de transición hacia el mundo adulto, entendemos que es de vital importancia tener en cuenta la adquisición de capacidades y habilidades destinadas a completar el proceso de desarrollo de competencias laborales y sociales.

Proporcionar un entorno de experiencias que atiendan valores tales como; implicación y participación, respeto y convivencia, toma de decisiones y resolución de conflictos…. etc, donde ellos/as mismos/as van siendo los protagonistas de una etapa de diferenciación y del desarrollo de la personalidad.

Esto va unido al reajuste emocional y de crecimiento propio de la edad, donde sigue siendo necesario un acompañamiento y un apoyo para la preparación a la vida adulta.

El saber acompañar esta etapa está siendo un reto para los educadores que favorecen este tipo de experiencias. En estos modelos de convivencia se integran y se experimentan valores, competencias y habilidades teñidas de una dimensión emocional en relación con los demás.

Atender su mundo interno de sensaciones y emociones, en un contexto de convivencia intensa y diversa, es una experiencia privilegiada que debemos de prestar atención al modelo de relación, que cubran las necesidades de desarrollo y crecimiento personal de estos ya “no niños/as”.