Origen

Esta es una historia trivial con un aire singular. Sus protagonistas, tres vidas, sin ningún vínculo aparente pero con un nexo común, son tres almas inquietas, curiosas, entusiastas.

La historia se ubica cuando tienen qué elegir a qué dedicarse, cada uno en un momento concreto de su vida, no lo tienen claro…entonces comienzan a pensar qué les hace felices y enseguida se dan cuenta que es pescar lo que más les entusiasma y deciden aprender el oficio de pescador, les maravilla la idea de lanzarse al mar y pescar sueños, ilusiones, oportunidades… Comenzaron con una pequeña barca y cierto es que obtuvieron grandes capturas incluso encontraron algún pequeño tesoro. Sin embargo no solo encontraron ilusiones…también se toparon con miedos, grandes dificultades, frustración…pero lo mejor fue encontrarse con otros pescadores como ellos y enseguida entendieron que lo preferible sería lanzarse al mar juntos.

Recorrieron diferentes mares y lo hicieron con distintos navíos, hasta que un día un barco les llamó la atención y de la misma manera este barco cautivó a estos tres pescadores. Zarparon con gran ímpetu y esperanza, había una gran tripulación y sabían que podrían realizar grandes viajes llenos de aventuras y conquistas.

Y así es como se encontraron nuestros protagonistas, compartieron y anudaron fuerzas y curiosidades. Se sentían tan vivos, con tanta fuerza que su curiosidad y entusiasmo por la pesca enseguida les llevó a querer conocer otras técnicas y recursos. Este fue un camino intenso, de grandes descubrimientos y descubrieron que no solo había mares sino también inmensos océanos. También tuvieron momentos de incertidumbres, incomprensión, pero la emoción y el afán de seguir indagando por esos océanos y pescar, ya no solo para ellos, sino para toda las personas que quisieran descubrir nuevas oportunidades, nuevas formas de hacer, llevó a estas tres almas a comenzar a construir un nuevo barco, pieza a pieza. No les interesaba un gran barco si no que estuviera bien provisto. Por ello comenzaron a diseñar y confeccionar todos los aparejos necesarios:

  • Un fuerte arpón diseñado para operaciones que requieren altos esfuerzos de tensión.
  • Un bloque de impresión para descubrir el estado de los bancos de peces.
  • Una canasta de circulación inversa para rescatar lo que está más al fondo.
  • Un abre tubos para reacondicionar y restaurar.
  • Una brújula de última tecnología para no perder la dirección.
  • Y por supuesto una gran red, pero tejida con mucho cuidado y con una fibra natural, no solo una red que abarque su barco si no que pueda llegar a todos los navíos que naveguen en la misma dirección.

Y así, estas tres vidas unidas por sus sueños, por su intensa curiosidad y marcadas por su experiencia vivida, parten con gran cautela, respeto y responsabilidad por lo que les gusta hacer hacia un nuevo rumbo.

Zarpan con nuevas expectativas, con una gran fuerza y abiertos a seguir descubriendo nuevos horizontes, nuevos retos y preparados para sortear las tempestades que puedan ir encontrando con una misión muy clara: Fomentar el desarrollo y el crecimiento humano, descubriendo nuevas formas de resolver y de afrontar la vida.